Quienes Somos

Historia
 Al cruzar las puertas de la fábrica que esta sobre la Avenida Carlos Tejedor, uno no puede evitar sentir trasportarse a tiempos mejores, y observa que conserva su fachada original como un homenaje a su tradición, pero manteniendo siempre muchísima proyección a futuro.
 
Nuestra historia comienza con la visionaria decisión de Doña Rosa, abuela del actual dueño, de aprovechar los conocimientos de su hijo recién egresado de la escuela agropecuaria de la zona y darle inicio a un pequeño negocio familiar: producir “Dulce de leche”. Era el año 1937.
El negocio toma el nombre CHIMBOTE en la década de los 50, continuando vigente en la actualidad y creciendo día a día apuntando a conquistar nuevos mercados.
La empresa familiar fue pasando de generación en generación siendo los dos hermanos Raúl Jorge y Juan Carlos, los responsables de continuar con el sueño de su abuela. Los años pasaron, la fabrica creció siguiendo el desarrollo de una ciudad en auge, y el dulce de leche Chimbote se convirtió en un producto de calidad y excelencia para todos los hogares del país.
Ante el desafortunado deceso de Raúl Jorge en Agosto de 2010, cariñosamente conocido como “Tornillo” y titular de la marca, Juan Carlos asume la conducción de la fábrica, la cual continúa produciendo sus productos con las normas intactas y atendiendo al público y clientes de ciudades tan distantes como Iguazú, El Calafate o Mendoza.
Hoy podemos decir con orgullo que el dulce de leche CHIMBOTE es un icono nacional. La marca ha logrado mantener su posicionamiento a través de los años por la calidad del Dulce de Leche CHIMBOTE, que ya era el dulce de leche de Mar del Plata cuando aún La Feliz no era la ciudad que es hoy.

...
CHIMBOTE se caracteriza por su gran espíritu de lucha, un fuerte sentido de misión, una profunda pasión por lo que se hace y un concepto de equipo de trabajo, donde se destaca el gran compromiso de sus empleados, quienes haciendo suyo el sueño de la pionera ayudaron a mantener vigente su marca. Esto sumado a la selección de las mejores materias primas a través de rigurosos estándares de calidad y una producción absolutamente artesanal, culminan en un producto que posee más de 70 años de historia.
CHIMBOTE seguirá siendo una empresa con sólidos pilares en su producción y en su espíritu luchador. Nuestra visión es apuntar a conquistar nuevos mercados manteniendo la calidad de los productos artesanales que tanto nos identifican. En un mundo conectado por internet los horizontes comerciales se amplían insospechadamente y es nuestro momento de pensar que esta marca familiar comience a tener peso en otras ciudades de Latinoamérica y el mundo.
CHIMBOTE lo invita a degustar nuestros productos, y convertirse así en parte de nuestra historia, tradición y compromiso. Compromiso con nuestras raíces, nuestros productos y con ustedes nuestros clientes, quienes nos motivan a seguir creciendo y ofrecer cada día lo mejor de nosotros.